Hace  algunos años trabaje en una empresa que organizaba  expos  en especial una que reunía a muchas Universidades, yo estaba en la administración y a pesar de esto  y a petición de  mi jefe (léase  me obligo)  empecé a participar en la  operación de esta expo, al principio me fue difícil adaptarme, pues era un ambiente nuevo para mí y nada agradable, (mi zona de confort estaba en mi oficina, frente a una hermosa computadora,  rodeada de libros, carpetas y  números) Por principio de cuentas me entregaron unas lindas playera  con el nombre de la empresa finamente bordado, porque era lo único que nos daban, teníamos que llevar en montaje pantano de mezclilla y zapatos bajos y en la expo pantalón negro, tuve que comprarme zapatos bajos, porque nunca los uso ,(como creen…. Perdía el estilo…)  Y el hecho de que estuviera en un salón supervisando que los montadores (así se les llama a las personas que colocan los stands en una expo) midieran bien los espacios, colocaran los paneles, letreros, etc. , que supervisara horarios de entrada de los participantes, que atendiera quejas, que no tuviera un horario de salida,  (me llegue a quedar en un  cuarto de hotel  que alquilaban junto al centro de exposiciones para estar más cerca del evento por aquello de que ocurriera algo imprevisto) que me dieran ½  hora para comer y rapidito porque tenía que estar en el salón de la Expo lo antes posible,  ah y esto era en el montaje porque  los días que ya estaba la expo abierta al público era aún peor, imagínense miles  jóvenes preuniversitarios, tener que pedirles orden, aguantar todo el bullicio que provocaban, sus gritos,  mientras esperaban la entrada a la famosa expo, ya dentro no sabía que era peor si ver cómo iban y venían cientos de jóvenes de un stand a otro o el ruido que provocaban las Universidades para atraerlos a su stand, concursos, música a alto volumen, algún pequeño accidente, quejas y más quejas de los expositores, yo deseaba con toda mi alma y rogaba a Dios llegara la hora de cerrar,  Ah pero si ustedes piensan que ahí terminaba mi suplicio están muy equivocados, porque entonces era la hora de dar el “rondín” si exactamente como policías, ya que a pesar de que se contrataba seguridad, había que supervisar que los expositores hubieran acordonado, cerrado y guardado sus pertenencias,  pues aun con todo esto, policías, y demás hubo “desaparición”  de equipos de cómputo (los jóvenes ladrones se las ingeniaron para extraerlos…) y como mi exjefe tenía “juntitis”   entonces al terminar el “cierre”  llegaba la tan temida hora de la  junta,  como casi siempre había uno que otro problemilla en la expo todos estábamos a la expectativa pues mi exjefe poseía la capacidad de algunas arañas (nos paralizaba con su veneno y luego nos engullía )  Así que es de imaginarse que todos sabíamos lo que nos esperaba, después de gritos, maldiciones, e insultos  (los que teníamos mucho tiempo trabajando para el ya hasta nos habíamos acostumbrado)  Al fin era la hora de salir a dormir, yo lo único que deseaba era llegar a una cama y descansar, descansar y descansar, porque al día siguiente había que estar a primera hora nuevamente en la expo, y así repitiéndose por los 3 días que duraba el evento más los días de montaje y desmontaje, casi una semana, incluyendo sábados y domingos No tienen  idea de lo que fue esta mi primera experiencia en una exposición. 

Y gracias a esta “mala” experiencia y otras cosas que más tarde les contare son las causas del porque hoy me he decidió ser parte de un nuevo y original concepto para organizar una Expo de Universidades. Me he integrado a un grupo de personas que tienen años de experiencia en la organización de Exposiciones de todo tipo, y sé que juntos saldremos adelante y realizaremos un evento diferente nunca antes visto.

Vistas: 104

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Entrada de blog de Marita Seara Fernández

La Mujer: una voz que se extiende

¿Sabéis que 910 millones de mujeres viven en la pobreza extrema, que cada año nacen 2 millones de…Ver más
Hace 3 horas
Entrada de blog de Red Nacional de Refugios AC
Miércoles
Entrada de blog de Red Nacional de Refugios AC

Hacemos una precisión sobre una nota periodística

Hacemos una precisión sobre una nota periodística que si bien ya fue corregida por el medio lo cual…Ver más
Martes
Marita Seara Fernández comentó sobre la publicación en el blog La invisibilidad de mi género de Marita Seara Fernández
"Y yo feliz de estar de nuevo con vosotras! Un abrazo"
Oct 11

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio