QUÉ BUSCAMOS LAS MUJERES

Colaboración para el programa A Detalle en Global Media

07 DE MARZO DEL 2016

 

¿Qué buscamos las mujeres para avanzar en la equidad y la igualdad?  Buscamos recibir el mismo trato que reciben los hombres para acceder a la educación, a  un trabajo remunerado, a gozar de las mismas garantías. Escuchamos a muchos hombres decir que nosotras abusamos de las leyes que se crearon para alcanzar la igualdad y que nos amparamos en ellas incluso para acceder a cargos públicos sin tener la preparación adecuada.

 

¿De qué hablamos cuando seguimos exigiendo las mismas oportunidades? Si bien la equidad ha tenido que presuponer ciertas desigualdades se ha dado para compensar las desventajas y el desequilibrio histórico de hombres y mujeres. A pesar de los esfuerzos que a nivel internacional han hecho los organismos de Naciones Unidas y se ha logrado que muchos países, entre ellos el nuestro, hagan leyes para abatir la desigualdad y la inequidad, nos damos cuenta que se requiere reforzar la educación de niños, niñas y adolescentes para que se desarrollen en un esquema equitativo e igualitario que no vean distinciones de género.

 

Hay en nuestro ambiente y contexto un halo de micromachismo. Estamos regresando a marcar las diferencias biológicas y genéticas entre hombres y mujeres para reforzar el patriarcado que justifique que las mujeres no progresen, que somos nosotras mismas las que queremos mantener el estilo de vida de nuestras mujeres que nos precedieron.

 

Tenemos leyes que nos garantizan a las mujeres un crecimiento en todos los aspectos, pero en términos reales, de la situación de vida que cada una tiene, no es así. Por ejemplo y de acuerdo con los datos que tenemos de INEGI [1]las niñas y los niños están en los mismos porcentajes en el nivel de primaria y secundaria, pero en nivel de bachillerato y educación media superior, hay un descenso considerable, quienes menos concluyen la preparatoria son las mujeres, lo que nos genera un promedio de escolaridad de un 9.0 para mujeres, es decir que estudian en promedio 9 años, por lo que podrían concluir la secundaria.

 

¿Están dadas las condiciones para que el arranque educativo sea parejo? Es probable que sí. Pero en la situación real, diaria, que viven las adolescentes no es así, el incremento en los embarazos en las jóvenes nos da un panorama real de lo que ocurre, son ellas las que deben abandonar la escuela para dedicarse al cuidado y manutención del bebé.

 

Estamos viendo una relación desigual, un trato diferente, en donde nos regresan al pasado patriarcal los comentarios de muchos hombres que consideran que hemos avanzado tanto que estamos mejor y que tenemos mejores condiciones de vida porque las leyes nos protegen, pero no nos garantizan que el ejercicio del poder que muchos varones ejercen contra las mujeres sea igualitario, recurren al poder que han tenido como los hombres proveedores y protectores para lastimarlas, maltratarlas y asesinarlas.

 

La imposición cultural de la supuesta superioridad del hombre sigue vigente, y se refleja en comentarios como “las mujeres son lo mejor que tenemos, qué haríamos sin ellas”, “ellas son más fuertes, aguantan un parto”. Se ha visto la naturalización de las distinciones biológicas como otra vez un obstáculo que avanzar y crecer en la sociedad. Una parte importante de la población utiliza estos comentarios, se los apropia, y caemos de nueva cuenta en las ideas patriarcales de los aspectos biológicos como contundentes para las diferencias que nos llevan al fin y al cabo al espacio privado.

 

De acuerdo con el psicólogo Luis Bonino Méndez [2] los mecanismos de poder que ejerce el hombre sobre la mujer tiene que ver con la asignación de los roles tradicionales del deber ser de la mujer, por ejemplo siempre es ella quien debe dedicarse al cuidado de los demás, nos la hacen ver como una capacidad innata que tenemos, así como la maternalización de todo nuestro actuar, es parte del micromachismo;  y entran estos aspectos de la idealización de la condición de ser mujer, en un modelo de construcciones sociales y aplicaciones semánticas de lo que debe ser la mujer para preservar la sociedad.

 

Este año hemos visto en nuestro entorno potosino que temas como el aborto sigue como materia pendiente, que incluso se deja correr un rumor con una iniciativa ciudadana de reformar el código penal para criminalizar a las mujeres en caso de que aborten por el delito de violación, nos ponen en la agenda de medios el tema de maternidad subrogada, además del tema inconcluso del feminicidio, la violencia contra las mujeres se ha vuelto un tema tan cotidiano que pareciera que lo hemos naturalizado y forma parte de nuestra rutina el ver casos de mujeres maltratadas.

 

Me gustaría señalar que tendríamos brechas de grupos de la sociedad cada vez más igualitarios y equitativos en México, pero no es así, estamos viendo violencia contra las mujeres en muchos grupos sociales, económicos,  académicos, laborales, que no podemos señalar que vemos ya a hombres que se hayan apropiado del tema y lo ejercen.

 

 

Vistas: 44

Los comentarios están cerrados para esta entrada

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Mujeres Construyendo comentó sobre la publicación en el blog El maltrato a la mujer, ¿eres parte del problema? de Mariela Sanchez
"Mariela, gracias por esta reflexión. Es un ángulo desde el cual pocas veces nos…"
Hace 19 horas
Entrada de blog de Angie Contreras

#25N 2017

En los últimos 10 años en Aguascalientes ha incrementado la violencia contra las mujeres de 15 años…Ver más
Hace 22 horas
La entrada de blog de Mariela Sanchez se mostró en una publicación
ayer
Icono del perfilJuana Perez y Maria Javier Lopez Diaz se unieron a Mujeres Construyendo
ayer

© 2017   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio