Por qué contestar un correo te agrega, no te quita.

El otro día fui a comer con un amigo que es director de una empresa de comunicación y medios. Se nos unió un colega de él de España y estuvimos platicando un poco sobre varios temas y cómo cada vez le gustaba más nuestro país. Estaba gratamente sorprendido de cómo las personas en el DF lo habían tratado y bienvenido.

Como yo lo acababa de conocer, al intercambiar tarjetas se percató que no traía las suyas y me dijo que siempre muy puntual, al llegar a su computadora mandaba sus datos cuando no traía tarjetas; reglas de etiqueta para proyectar presencia ejecutiva al igual que contestar todos los correos que llegan a tu bandeja de entrada. Ahí tuvimos diferencias, porque unos comentamos cómo hay quién decide no contestar correos y él no podía creer que eso pasará, para él, aunque sea para decir que ya lo recibió y que luego te contesta o para rechazar una oferta, pero habla muy mal de quién no los contesta.

Sigo buscando la verdadera explicación de por qué algunas personas deciden no contestar un correo cuando esta es mi teoría:

  • Si alguien te quiere vender algo, y a ti no te interesa comprar, es más práctico y sencillo contestar que por el momento no te interesa. Habla bien de tu presencia ejecutiva y de cómo enfrentas situaciones, nos guste o no.
  • Si por alguna razón no te dio tiempo de contestar y lo dejas para después, y lo olvidas, entonces hay un problema de organización que se tiene que atender; si como este correo olvidas otros, puede afectar tu presencia y mensaje ante los ojos de jefes, colegas y clientes.       Toma unos segundos para contestar que ya lo recibiste y que después das una respuesta. De esta manera le haces saber a la otra persona que ya estás enterado y no queda duda si lo recibiste o no. Hay herramientas que te permiten marcar los correos y que puedas organizar tus tiempos para checarlos después.
  • Recuerda también que todos vendemos de una u otra forma y que ese también puedes ser tú. Te has puesto pensar que así como tu haces caso omiso de un correo por la razón que quieras, otros lo pueden hacer de igual manera contigo. Cómo se dice por ahí, no hagas a otros lo que no quieres que te hagan.
  • El que manda un correo, por más empático que quiere ser con tus actividades, no sabe si es por que estás ocupado, por que no te llegó, por que se te traspapeló o por que te llegó al SPAM. Seguramente si le interesa va a volver a insistir, mientras no hay un NO, pueden seguir llegando a tu bandeja de entrada correos de este recipiente. ¿No crees que es más fácil detenerlos desde el principio?

No soy tan injusta para el que no contesta, hay correos que no son bienvenidos de personas que no conocemos porque llegan como SPAM, o porque simplemente a la hora de leerlos, o no están claros o se nota la falta de empeño al redactarlos. A todos nos puede pasar y hay un día en que olvidaste atender un correo, hay que saber que esas cosa pasan. Sin embargo, si tu eres quién está mandando el correo, toma tiempo suficiente para escribirlo, con claridad, de forma auténtica y trata de sobresalir de entre el mundo de mensajes que las personas reciben. Piensa en un asunto atractivo que haga que abran el correo, impacta con tu mensaje y provoca que la otra persona se sienta obligada a contestar por tu asertividad y originalidad. En el siguiente vínculo, aunque está en inglés, viene Los 7 correos que debes saber cómo escribir, espero te sea útil.

Aún así, no te desesperes, muchas veces no serán contestados, analiza si quizá sea momento de hacer una llamada en lugar de escribir el mensaje, y si puedo influir en ti, cuida contestar los correos de personas que conoces y piensa que su tiempo es valioso como el tuyo, reconócelos tomando tiempo para contestar. Tu presencia ejecutiva se enriquece y la gente lo liga a tus habilidades generales como profesional.

Foto “[Photoxpress/ [KHZBLANKE]”

Ale Marroquín, es consultor en imagen y protocolo de negocios. Certificada por la Asociación Internacional de Consultores en Imagen (AICI) como FLC (First Level Certificate). Con casi 20 años de experiencia en áreas de ventas y relaciones con clientes, Ale Marroquín, asesora a las personas para transformar sus habilidades en áreas de comunicación, liderazgo, comportamiento, actitud y apariencia profesional. Acelerando el potencial de las personas. www.alemarroquin.com twitter @a_marroquin

Vistas: 98

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Ale Marroquín el marzo 9, 2015 a las 1:01pm

Mariel,

Es todo un tema por que yo opino igual que tú, que no hay que contestar siempre, y me encantará saber qué opinan otras personas y entender su punto de vista si es que piensan diferente.

Comentario de Mariel García el marzo 7, 2015 a las 5:27pm

Me encanta esta reflexión.

Pero no sé – creo que podemos extender la reflexión al contestar o no interacciones. A mí me parece que hay que procurar contestar siempre, justo como dices aunque sea para decir que no… Pero sería bueno saber si hay acá chavas que piensan que es permisible no contestar algunas veces.

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio