Retomo al cuerpo de las mujeres como un símbolo de lucha desde el feminismo otorgándole diversos significados  para una sociedad insertada en un sistema patriarcal.

La cuerpa[1] como yo la nombro es símbolo de lucha ante todos esos códigos culturalmente aprendidos, los cuales  manifiesta mi hartazgo de esas normas sociales que todo el tiempo dictan lo malo y lo bueno de los roles establecido para nosotras las mujeres.

En una era donde se supone que se privilegia el intelecto, la razón y la ciencia, el panorama no pinta especialmente acorde a estas visiones… Sino a los códigos morales los cuales siguen estando vigentes y se siguen aplicando a nuestras cuerpas.

Al igual que ocurre con la religión, nuestras cuerpas también son esclavas del placer de otros. En definitiva nuestra cuerpa es alienada, usada, preñada, cosificada, violada, agredida, maltratada, vendida, explotada, mutilada, anulada y dictada bajo un sistema patriarcal día tras día en cualquier parte del mundo tras las excusas de que nosotras lo decidimos, dentro siempre de una normatividad asimilada. Pero, ¿decidimos porque queremos o decidimos porque nos obligan a querer?

En un sistema en el que la cuerpa puede ser símbolo de lucha y resistencia ante todo ese sistema de códigos misóginos me siguiente pregunta ¿Es mi cuerpa desnuda desde mi construcción natural, símbolo de acoso?  Dentro de la práctica feminista, para las mujeres que como yo, nos encontramos en contextos diversos con una lucha día a día, contra un sistema de normas que aún seguimos reproduciendo, incluso dentro de espacios nombrados con “perspectivas de género”.

Pregunto ¿Estos espacios tendrían que ser alienados o tener otras formas de mirar al cuerpo?

Durante mi trabajo y mi incorporación al feminismo “La cuerpa desnuda” Revindica la naturalidad versus los prejuicios patriarcales  que desde las diversas teorías feministas venimos trabajando.

Muchas de las compañeras que trabajamos con mujeres indígenas en diferentes contextos del país, entendemos los diversos contextos y cuestionamientos a los que nos enfrentamos, cuando hablamos de la apropiación de las cuerpas la cual son reto.

La cuerpa como primer territorio de defensa cobra un significado especial, en el abordaje que están realizando las mujeres indígenas que trabajan en la elaboración epistemológica de un feminismo comunitario, donde la defensa de la cuerpa  integra la "recuperación y defensa del territorio como una garantía del espacio concreto territorial donde se manifiesta la vida de las cuerpos que lo habitan" [2]

El feminismo comunitario unifica las luchas de recuperación de la tierra y de las cuerpas (cuerpa-tierra), frente a las violencias ejercidas contra los pueblos indígenas, y muy en especial contra las mujeres indígenas.

 Por qué  van en contra de este sistema de lo que se considera el quehacer/ rol de las mujeres.

La cuerpa así mismo constituye mi naturalidad y la libertad con la que puedo mostrarme a las otras y a la munda, retomando el derecho de nuestro territorio como símbolo de hermandad y sororidad, es liberarnos de cualquier cliché.

Bárbara Kruger dijo que el cuerpo de la mujer es un campo de batalla, y lo sigue siendo.[3]

Yo, me pronuncio en contra de seguir alimentando esas ideas patriarcales en raizadas en un sistema permisivo, que se ha encargado de naturalizar los distintos tipos de violencia y discriminación, pero que criminaliza el cuerpo de una mujer desnuda bajo una argumentación tendenciosa de “Acoso” Basados en discriminación y discursos patriarcales así como proyecciones personales.

Me niego a reconocer a mi cuerpa como un símbolo de acoso ante otras compañeras, siempre resaltando, mi compromiso incondicional con el trabajo de las mujeres y revindicando mi derecho a sentirme libre con mi cuerpa desnuda.

Reyna Estela Reyes Melo. 

Tengamos la fiesta en paz.


[1] Utilizo el término “Cuerpa” como una apropiación de mi cuerpo ante todo ese lenguaje que homogeniza y le otorga un solo significado a ese aparato que nos permite transitar por el mundo.

[2] (2009) “Identidades de género, feminismo, sexualidad y amor: Los cuerpos como agentes” Política y Sociedad, 2009, Vol. 46 Núm. 1 y 2: 27-41.

[3] Bárbara Kruger hacia 1989, donde se deja leer: Your body is a battleground [tu cuerpo es un campo de batalla]. En otras palabras, desde el discurso feminista, el cuerpo será ahora un campo de batalla político destinado a las masas, y no el templo sagrado de la belleza destinado a Dios y al hombre

 

Vistas: 3465

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Redes Lunarias el octubre 15, 2015 a las 1:47pm

Querida Stella, muchas gracias por la aclaración.
Te he leído nuevamente, y creo entender la esencia de tu idea.
Aunque desde mi visión, me inclino más porque la cuerpa sea un símbolo de reconciliación, de inspiración; más que de lucha o conquista.

Se antoja para una buena charla de café!

Abrazos
Roxana

Comentario de Stella Reyes Melo el septiembre 9, 2015 a las 12:49pm

Gracias, por tu comentario Roxana Aguilar, te agradesco la restroalimetación sin embargo creo que en la parte donde mencionas: 

Si el patriarcado ha violentado tanto nuestros cuerpos o cuerpas, es porque nosotras lo hemos permitido. Pero no se trata de una guerra contra ellos, más bien se trata de una reconciliación con nosotras. Desde la psicología gestalt diría que la violencia del patriardcado es un fractal del relfejo de la violencia que hacemos con nosotras mismas, y entre nosotras.

Desde el feminismo  el patriarcado hace referencia a todo el sistema de dominación producto de las teorías feministas, es decir, de un conjunto de saberes, valores y prácticas explicativas de las causas, formas, mecanismos, justificaciones y expresiones de la subordinación de las mujeres que buscan transformarla. El género y el concepto de patriarcado, se enriquecen dinámicamente, en el marco del desarrollo de opciones políticas de transformación de las relaciones entre los sexos en nuestras sociedades, que plantean los diversos feminismos.

Las ideologías patriarcales no sólo afectan a las mujeres al ubicarlas en un plano de inferioridad en la mayoría de los ámbitos de la vida, sino que restringen y limitan también a los hombres, a pesar de su estatus de privilegio.

Con esto me refiero a todo este sistema de privilegios,  pero de ninguna manera mi texto habla sobre una guerra contra ellos, mas bien trata de revindicar todos los roles establecido del deber ser  que por mucho tiempo hemos tenido las mujeres en un sociedad machista, sin el afán de revictimización, sino de hacer conciencia y retomar nuestras cuerpas como un símbolo de lucha.

Comentario de Roxana Aguilar Camacho el septiembre 8, 2015 a las 12:35pm

Querida Stella, mucho gusto!
Es la primera vez que te leo.
Y me inspiró a leer tu post el título "mi cuerpa desnuda".

Soy psicóloga creativa, y fundadora de un movimiento sociocultural llamado Sexo, Pudor y Curvas:cuerpos sensibles libres de estereotipos. Así que todo lo relacionado con el cuerpo, y la cuerpa de las mujeres es de mis prioridades personales y profesionales.

He leído con atención tu sentir y pensar. Y coincidido contigo en la parte en que nuestro cuerpo o cuerpa, es un territorio de privilegio privado, que por co creaciones culturales en las que mujeres y hombres hemos participado, se ha desvirtuado en un espacio público y violentado.

La buena noticia es que veo aquí un área de oportunidad, desde mi visión creo que "el cuerpo de la mujer no es un campo de batalla, sino un campo de reconciliación", Asi es, porque mientras las mujeres no le entremos al trabajo personal de reconciliarnos con nosotras mismas, y entre nosotras como congéneres, todo parecerá amenazante. Como diría Gandhi, "seamos el cambio que queremos para el mundo".

Parece loco, pero yo veo más la amenaza dentro de nosotras, que a un enemigo fuera de nosotras.
Estoy convencida que el autoconocimiento y el empoderamiento personal son suficientes para transformar la realidad, y al hacerlo de forma colectiva el impacto se multiplica.
En la prioridad del actuar, está en nosotras crear iniciativas que resulten en una cultura de amor, respeto y valor hacia nuestros cuerpos o cuerpas, templos sagrados de belleza y conocimiento.

Si el patriarcado ha violentado tanto nuestros cuerpos o cuerpas, es porque nosotras lo hemos permitido. Pero no se trata de una guerra contra ellos, más bien se trata de una reconciliación con nosotras. Desde la psicología gestalt diría que la violencia del patriardcado es un fractal del relfejo de la violencia que hacemos con nosotras mismas, y entre nosotras.
Creéme, trabajo con círculos de mujeres, y sé de lo que hablo.

MIl gracias Stella por detonar este compartir, que aún distintos en como significamos a nuestros cuerpos o cuerpas, son un claro ejemplo de la multidiversidad de visiones y sentires respecto a este tema, tal como la multidiversidad de cuerpos o cuerpas que existen en el planeta.

Maravilloso día para ti!
Roxana

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Icono del perfilIsabel Cristina Ramirez Bustaman y Rita Argelia Sevilla Delgado se unieron a Mujeres Construyendo
Hace 2 horas
Entrada de blog de Azucena Zúñiga Márquez

Nostalgia

pareciera que mi cuerpo vive de recuerdos, en la nostalgia, pero no en esa triste, que todo mundo…Ver más
ayer
GABRIELA OLIVERA FLORES publicó un estado
"Te invito a escuchar mi #Podcast Virus Mentales.. https://www.mixcloud.com/gabriela-olivera-flores/virus-mentales/"
Jueves
Entrada de blog de GABRIELA OLIVERA FLORES

Las manos donde deposito a mis hijos

Uno de los más grandes problemas que enfrentan las madres trabajadoras es “en que manos dejan a sus…Ver más
Jueves

© 2017   Creada por Claudia Calvin Venero.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio