En los confines del mundo,
junto a la pila de la eternidad,
donde el mañana es el hoy de ayer
y solo se siente energía y luz alrededor.
Ahí está el hogar.
Donde todos somos uno,
donde no hay distinción
y se ama lo que se es
sin que el cuerpo limite ninguna acción.
Ahí está el hogar.
En la multitud tus ojos,
mi corazón amado
el alma en tus pupilas,
y la mía,
mi alma mirándote ahogada en la tuya.
Ahí está mi hogar.

Vistas: 95

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio