Este es el día en el que todavía no sé qué quiero ser de grande

Estoy a días de cumplir los 35 y todavía no sé qué cosa quiero ser de grande, un día quise ser veterinaria pero al siguiente mi mascota murió entre mis manos, entonces supe que esa no sería mi vocación.

 

Otro día quise ser psicóloga, acostumbrada como estaba al diván decidí que lo mejor sería pasar de una buena vez al otro lado, al menos así podría ver que definitivamente existe gente con una vida más miserable que la mía, luego entendí que esa era una idea un poco mezquina y por demás carente de ética, por lo que desistí.

 

Llegó el tiempo de elegir carrera y tan hedonista como soy me busqué la opción más cercana a mi casa, me pareció bajo y sin ética, pero bueno, siempre me he caracterizado por mis precarios valores morales y un cinismo que raya en la burla e ironía.

 

El periodismo, después de todo, se acercaba a las letras que escribía desde antes de que me crecieran los senos y me brotaran las ideas, durante la carrera mi desempeño no fue el más brillante pero ya estaba la mitad y como también tengo bien inflamado el orgullo decidí terminar nada más por mis ovarios.

 

Llegaron lunas nuevas y con ellas una panza de nueve meses que me invitó a ver de qué iban los niños y por qué no, regresé a las aulas universitarias a buscar algunas herramientas académicas para criarlo, poco después me dí cuenta que no hay mejor preparación para la maternidad que el instinto y mucha, pero mucha paciencia.

Así pues, la vida me llevó otra vez al principio, y sentada frente a una computadora haciendo algo parecido al periodismo aprendí que el oficio de escribir no se domina más que escribiendo, y que si escribía mentiras patrocinadas también podría redactar mis verdades inventadas.

 

Dejé los cuadernos de “pensamientos varios” para crear un blog que llegó a contar con poco más de 50 mil visitas, el cual por el momento está “cerrado por derribo”; sin embargo, mi escritura “girly” que a veces raya un mucho en los textos parecidos a las revistas del corazón o el bien amado “lágrimas, sudor y risas” me ha dado la oportunidad de equivocarme tantas veces como en la vida real y así revirar una y otra vez sin mucha pena pero con harta gloria.

 

A veces no sé ni dónde van los acentos, y las comas me parecen todavía un asunto muy serio, luego me despreocupo de eso porque casi creo que algunos de los mejores escritores ostentan una mala sintaxis o todavía son presas de algunos errores ortográficos; aunque dicen los que saben que en el mundo de las letras vale más el fondo que la forma, de ésta siempre hay alguien que se encarga y lo sé, porque también he estado de ese lado.

 

Tengo 35 años y todavía no sé qué quiero ser de grande, mis letras, cuando quieren salir, le hacen el amor al teclado de la computadora y bailan como paganas entre las cuencas de mis ojos, las agradezco y las honro por siempre llegar tardías pero a la vez puntuales.


Hace poco entré en el proceso de convertirme en sanadora, de mis manos ya no solo brotan redondas letras, sino polvos de estrellas mezclados con dulces palabras, no sé si durará mucho mi amor por ambas magias, lo que sí sé es que poco importa qué cosa seas en el aquí y en el ahora, tampoco interesan mucho los juicios huecos que puedan llegar a contaminarte la voluntad, porque después de todo nadie puede evaluar aquello que se hace desde el corazón.

Twitter: @Miss__Ovarios

Facebook: https://www.facebook.com/Mariangel-Calder%C3%B3n-Miss-Ovarios-65678...

Vistas: 278

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Angie Contreras el octubre 22, 2015 a las 3:39pm

Querida Mariangel, eso nos pasa a todas cuando estamos próximas a cumplir años, de hecho es un ritual que yo tengo previo a cada cumpleaños, escribir y preguntarme qué he hecho, a dónde voy y etc etc.

Creo que uno nunca deja de crecer y mucho menos de aprender, y qué seremos cuando seamos grandes: aburridos, por que cuando se deja de soñar, buscar, tener fe y etc, es cuándo se es grande.

un abrazo

Comentario de Martha Cisneros el octubre 21, 2015 a las 3:15pm

Hay Mariangel jeje si te da consuelo yo tampoco se, me lo plantee ahora como si sólo tuviera una vida y tener muchas profesiones a la vez ¿se podrá? no se dicen que somos milenarias y que hacemos muchas cosas a la vez puede ser, a lo mejor, tal vez nose, esta niña interna esta más contenta dándole espacio a ser y hacer. Yo creo que eres letras, más muchas otras cosas más !

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

La entrada de blog de Mujeres Construyendo se mostró en una publicación
Hace 5 horas
Entrada de blog de Mujeres Construyendo
Hace 5 horas
La entrada de blog de Claudia Calvin Venero se mostró en una publicación
Hace 7 horas
Claudia Calvin Venero comentó sobre la publicación en el blog La sororidad puede cambiar el mundo de Mujeres Construyendo
"¡Sin duda! La sonoridad no sólo puede cambiar el mundo... es para cambiarlo.  Por…"
Hace 15 horas

© 2018   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio