En el mundo en el que vivo todos los días veo escenarios de muerte, asesinatos y múltiples violencias.
Entonces recordé y Pensé comenzar hablar….
Creo que todas nosotras en algún lugar del mundo hemos sentido cosas en la panza, como que se mueven, como si nos tragaramos algo que estuviera vivo y como si quisiera salir, algunxs les llaman mariposas, algunxs otras les llaman rabia, en fin, cada quien le llama como quiere, al final es esa sensación que nos dice que estamos vivas y que hay algo que quiere salir o queremos decir, eso sí, esos retorcijones llegan por una causa, quizás algún recuerdo bueno o malo, según sea el caso.
Memoria, la facultad que nos permite a los seres humanos recordar hechos pasados, que permite denominar un recuerdo, según dicen lo que saben, esta nos sirve para contemplar el pasado para así tener otro futuro.
Asi que cuando pensamos en algo pasado, en este momento, podemos recordar. Esta memoria que nos permite recordar, rostros, olores, lugares, hechos y decir ¡Sí aquí voy, de aquí soy o aquí vivo!
A veces la memoria duele porque nos permite recordar hechos.
Ahora mismo en algún punto del mundo, la memoria llora, llora por todxs aquellxs personas que ya no están, por los desaparecidxs por las ausencias de niñxs, mujeres,abuelxs, familias amigxs en fin… seres humanas y humanos que aquí habitamos.
A veces lloramos o extrañamos lugares, cosas pero siempre vuelven a nuestra mente, la memoria.
Y mientras esos escenarios aquí sigan, siempre tendremos cosas que recordar y la memoria tendrá que convertirse en un arma para no olvidar, aunque esta sea, por el momento para recordar que estamos vivxs…
Hoy recordé con una tristeza inmensa el país gris en el que vivo y las violencias a las que todos los días nos enfrentamos.
Ayer estaba sentada en una silla escuchando a Rubén, que casi, con esas mismas palabras, nos recordaba a un grupo de personas ¿Qué era la memoria? Para él, mientras presentaba un libro.
Y dentro de mi esos retorcijones o esas mariposas, que él mencionaba comenzaron a moverse, por un momento me sentí alegre, me sentía orgullosa, por esa memoria que me recordaba a mis antepasados y mi historia, pero por otro lado, me sentí triste, pues me recordó que esta memoria tambien duele y duele todos los días, que tengo que ver, leer o vivir un hecho que me hace sentir rabia.
Rabia, algunxs dicen que es un sentimiento feo, yo creo que es el único que me ha permitido sentir y luchar por lo que creo y quiero.
Lo que pasa en el mundo, se va administrando en la memoria, en mi memoria como un disco inmenso que no tiene fin.
La memoria me ayuda a recordar todas aquellas guerras, las que dan rabia, las que en cualquier lugar y a cualquier hora alguna injusticia, asesinato, muerte etc., en el mundo está sucediendo….
Y entonces la memoria me sirve para (re)pensar desde este pedacito que me tocó vivir. La memoria, esa condenada memoria que nos hace siempre recordar que tenemos historia, que aunque esta sea buena o mala nunca se olvida y que si por un momento olvidamos seria porque estamos muertxs...
Solo me queda trabajar para cultivar esa memoria, para que no se pierda, pues quizás cuando yo este muerta, solo esta, sea la única forma en la que logre seguir viva, en la memoria…

 

Vistas: 100

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales

 



Miembros

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio