Aprovechando el modo avión en el que estamos por las fiestas de San Marcos dejare por aquí estas líneas.

Nos han dicho que hablar de nuestra tristeza está mal, veo las ilustraciones de las mujeres siempre felices, siempre sonrientes y siempre perfectas donde parece que en sus vidas no cabe la tristeza o tienen una sonrisa congelada ¿acaso andar por la calle con una cara de tristeza está mal?

Tengo que confesar que desde hace unas semanas estoy triste los motivos de dicha tristeza no son importantes en este texto pero si la tristeza misma.

Me he visto yo frente a mi tristeza y he pasado por entender varias etapas, por entenderme mujer frente a la tristeza porque diantres nadie nunca dice que las mujeres tristes son más bellas, ¿o sí?

Entender la tristeza es ir más allá del nudo que se hace en el estómago, más allá de andar despistada todo el día y de quedarse viendo el horizonte buscando respuestas, entender mi tristeza me ha llevado a entender que también de la tristeza se aprende.

Y es que nos dicen que debemos sonreír por qué nunca sabemos cuándo alguien se va a enamorar de nuestra sonrisa, nos dicen que la felicidad se contagia y no dudo que también la tristeza, pero la tristeza como la soledad son dos amigas incomprendidas que son sinónimo de amargura, locura, etc. Hablar de nuestra tristeza no está mal pero hemos orillado a tristeza a un sentimiento negativo que no debe expresarse ni mostrase en público, se llora en la regadera, se está triste en casa, se usa pijama y come helado el fin para que nadie nos vea, nos tapamos la boca con una almohada para gritar y sofocar el sonido.

Tampoco es que la tristeza sea un estado eterno, no me acompaña las 24hrs –por suerte-, en estas semanas he aprendido que tristeza puede llegar en cualquier momento e irse también en cualquier momento cuando cree que la lección ha sido aprendida

Estoy aprendiendo a estar con tristeza, a valorar su presencia como una forma de entenderme y quererme como un sentimiento que también me protege. No existe una solución o receta única, estar con tristeza es entender que los tiempos son distintos y que no es un estado eterno, será pasajero mientras sano.

Vistas: 17

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Nuria de Espinosa el martes
Hola Angie. Te comprendo bien. La tristeza es un estado de ánimo que acompaña la melancolía, la añoranza, la pesadumbre, la desazón, o simplemente la soledad. Todo pasa y todo cambia, solo hay que construir un nuevo presente. Mucha fuerza y un abrazo de luz
Comentario de Mujeres Construyendo el mayo 7, 2019 a las 8:28pm

Abrazo Angie. Te abrazamos a ti y a tu tristeza.

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales

 



Miembros

Última actividad

Tatiana Karam comentó sobre la publicación en el blog Hablaré de propuestas. de Abuela, Abuela
"Aunque mi extroversion asemeje lo contrario, todos necesitamos un impulso de vez en vez. En muchas,…"
Hace 11 horas
Entrada de blog de Tatiana Karam

La hoja en blanco...

Hace poco tiempo que empecé a dar clases en la licenciatura de Pedagogía. En los pocos…Ver más
Hace 11 horas
Entrada de blog de Abuela, Abuela

Hablaré de propuestas.

    Hace exactamente ocho dás, hice una propuesta con una de mis nietas.     Quedamos que nos…Ver más
Hace 13 horas
La entrada de blog de Mujeres Construyendo se mostró en una publicación

Nuestra apuesta es por un internet habilitador de la igualdad y la inclusión

En Mujeres Construyendo seguimos apostando por un Internet que permita reducir las brechas que…Ver más
Hace 14 horas

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio