1) ENOJO: puede presentarse como rabia, irritabilidad o una sensación de que todo lo que te rodea puede producirte un gran disgusto. Todas estas emociones son realmente diferentes de cualquier otra que hayas experimentado antes, y por lo general, no las puedes controlar a pesar de que causan mucha culpa, vergüenza y una enorme preocupación.
 
2) CONFUSIÓN: también llamada “niebla mental”. Es una sensación de que nuestro cerebro no funciona adecuadamente. Hay dificultad para recordar cosas, para concentrarte, encontrar las palabras correctas, tomar decisiones o realizar actividades cotidianas.
 
3) PENSAMIENTOS ATEMORIZANTES: son intrusivos y muy difíciles de controlar. Generalmente están relacionados con la salud y/o bienestar del bebé, de nosotras mismas o de algún ser querido, pero pueden tomar cualquier otra forma. Pensamientos de “¿qué pasaría si…?, los cuales por lo común terminan con finales terribles, catastróficos, peligrosos y muy angustiantes. Algunas mujeres los describen como vivir teniendo pesadillas constantes.
Son el reflejo de que hay una elevada ansiedad que no ha podido tener una salida más adecuada o saludable.
 
4) ADORMECIMIENTO/INSENSIBILIDAD: pueden presentarse emociones extremas como tristeza, angustia, desesperación y miedo, entre muchas otras, pero también se puede experimentar una completa insensibilidad y/o falta de emociones.
 
Se experimenta un vacío, una desconexión de las cosas que antes importaban o como si se estuviera viviendo en una película pero no ser parte de ella.
 
5) INSOMNIO: cuando hay dificultad para conciliar el sueño, despertarse constantemente durante la noche, levantarse muy temprano y no poder volver a dormir o tener una mala calidad del descanso. Es una dificultad para dormir a pesar de estar total y completamente exhausta.
 
6) SINTOMAS FISICOS: desde dolores de cabeza, espalda, estomago, nausea, mareos, sudoración y un malestar general, hasta palpitaciones, taquicardia y ataques de pánico.
 
Si tienes alguno de estos síntomas o cualquier otro que te preocupe, es importante que pidas ayuda.
 
La DPP es un padecimiento que con el tratamiento adecuado, es temporal y se puede alcanzar una completa recuperación.
 
No estás sola, mereces ser feliz, mereces estar sana y mereces gozar de la maternidad.
 

Vistas: 29

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

© 2018   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio