¿Dónde encuentro?

Dicen que donde llega la prosperidad se acaba la maquila. ¿Será que ya somos prósperos en mi CDMX y no me he dado cuenta?

Llevo un año buscando costureras hasta debajo de las piedras. Soy socia de un negocio de textiles, desarrollo nuevos proyectos, tengo 17 escuelas para uniformes y otras tantas empresas que me piden prendas exquisitas.

Mis socias han hecho un esfuerzo sostenido por presentarnos, vender y captar nuevas cuentas. Nuestro prestigio de bien hechas y puntuales ha logrado que nos recomienden nuestros clientes y que quienes nos encuentran en la red, al primer contacto, se queden con nosotras. Todas por todas, en todo, pero también cada una avocada a su talento.

Igual sucede con el taller: si a todas nos va bien, se comparte.

Entonces: ¿Dónde están las costureras que buscan oportunidades? ¿Dónde están esas mujeres que se quieren desarrollar? ¿Dónde el compromiso y la camiseta para ir más allá? No soy sexista: si vienen costureros a quienes no les saque ronchas que la jefa de taller sea mujer: bienvenidos)

Tristemente he topado con mujercitas que se dicen costureras (malechonas), que me cuelgan sin avisar a las primeras de cambio. Que llegan tarde, que “trabajan la jornada” para luego descoser sus malhechuras, que me cuestan horas y dinero porque lo que quieren es cobrar… no producir, ni prosperar… ni hacer equipo. Y pago bien.

¿No hay trabajo, o no hay quien quiera trabajar.

Vistas: 14

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

© 2017   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio