Cuando un par de manos llanas complicitan en silencio, al ritmo de una lazada, además de hacer creaciòn, se aficiona uno que las manda, a sus miles de implicancias. Tejer es vivir desde la "observanz…

Cuando un par de manos llanas complicitan en silencio, al ritmo de una lazada, además de hacer creaciòn, se aficiona uno que las manda, a sus miles de implicancias.
Tejer es vivir desde la "observanza" de cada mil enredos ocurrente en la avanzada.
Uno aprende el gran beneficio de la iterante pasada, recavando la enseñanza que lo monòtono entrega.
Uno entiende el gran atributo que conlleva la perseverancia y sobre todo a punta de nudos, uno teoriza el mejor modo de solucionar entuertos. A veces solo soplando y movilizando suavemente el entero, otras deteniéndose en la fracción, para sumar pequeños logros.
En muchas ocasiones dando tregua a la labor, para uno mismo refrescarse y agarrar nueva energìa a partir de la motivaciòn y la causa que dio origen al intento.
En fin, tanta similitud hay en la vida con la trama, que podría escribr un libro de consejos bien probados.
Aùn estoy en el asombro. Mas adelanto comparto, si la capacidad me alcanza.

¡BUENA VIDA, BUENA TRAMA!

Vistas: 48

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de BRUNA FOSCHETTI C. el febrero 10, 2017 a las 7:58pm

© 2017   Creada por Claudia Calvin Venero.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio