3 Maneras de fastidiarte la vida,¡aprende a evitarlas!

No hablaré aquí de esas conductas expuestas que pueden poner en riesgo nuestra integridad física, sino de aquellas que influyen, “hasta el infinito y mucho más”, en nuestro potencial de crecimiento, llegando incluso a determinar nuestro destino.

¿De qué comportamientos paradójicos estamos hablando?

Permitidme presentaros a los que considero más perniciosos…¡ojo con ellos!

1-  Las cosas siempre fueron así

Cómo en el experimento de los monos y las bananas, las personas podemos ser capaces de asumir un hecho, situación o proceso sin preguntarnos los porqués.  En realidad, no se sabe si el experimento fue un hecho o es solo una historia, pero nos quedamos con la moraleja del cuento. Y…. yo también me he dejado dar palos, en lugar de preguntar por qué, antes de tomar conciencia de que todo en la vida es mejorable por definición. 

Sirva otro botón de muestra.  Con anterioridad al descubrimiento de la penicilina, en 1929 por Alexander Fleming, no éramos  capaces de luchar contra las infecciones y sin embargo, ahora, hemos tenido que limitar su  dispensación porque somos capaces de desayunar antibióticos como profilaxis. ¡Menos mal que Fleming se hacía preguntas acerca del porqué de las cosas!

No se trata de barrer nuestro pasado, sino de aprovechar esa información para conocer qué parte de nuestras tradiciones, costumbres o hábitos entorpecen nuestro desarrollo y tratar de erradicar estas últimas de nuestra vida.

Siempre que un propósito de cambio suscita en nosotros un “las cosas siempre fueron así”, hemos de interrogarnos acerca de las alternativas disponibles, a veces serán negativas, pero en la mayoría de las ocasiones tendremos delante de nosotros una posibilidad de mejora que, francamente, a menudo dejamos escapar. 

2. Asumir en la vida el rol de espectador

Algunos ejemplos prácticos:

  • Justo cuando entraba el paciente en el quirófano, el cirujano se encontraba en la sala contigua para observar a través del cristal todos los pasos de la intervención.
  • En la boda del sábado, el sacerdote se situó en la segunda fila del pasillo central. Comentó, que desde allí se vería la ceremonia fenomenal.
  • El piloto del avión se despedía amablemente, del pasaje y de la tripulación, desde la pista y, también, durante las maniobras de posicionamiento para iniciar el despegue.

¿Os imagináis siendo el paciente, los novios o un pasajero del avión?. ¡Vaya papelón!

Pues aunque resulte jocoso, e incluso exagerado, muchas veces es así como actuamos en la vida. ¡Cómo meros espectadores!.

Reconocer nuestra responsabilidad para hacer que las cosas sucedan es el primer paso para convertirnos en protagonistas de la película de nuestra vida. Sin nuestra intervención, energía o disposición nuestra trayectoria vital se queda sin piloto, sin capitán, nos quedamos a merced de lo ajeno a nosotros, de los demás, de las circunstancias… hasta resulta fácil que nos visite “El vendedor de humo” (*):

https://www.youtube.com/watch?v=dwWqMgddes4

¡Somos dueños del rumbo de nuestra vida!

(*) Cortometraje de Animación realizado íntegramente por los alumnos de www.PrimerFrame.com

3. No ser capaz de ver el campo de rosas 

Un viejo sabio chino caminaba por un campo de nieve cuando vio a una mujer llorando.

–          ¿Por qué lloras? , preguntó él.

–          Porque me acuerdo del pasado, de mi juventud, de la belleza que veía en el espejo, de los hombres que amé. Dios fue cruel conmigo porque me dio memoria. Él sabía que yo recordaría la primavera de mi vida, y que lloraría.

El sabio contempló el campo de nieve, con la mirada fija en un punto. En un determinado momento, la mujer paró de llorar.

-¿Qué estás mirando?-preguntó.

-Un campo de rosas- dijo el sabio-. Dios fue generoso conmigo porque me dio memoria. Él sabía que, en el invierno, yo siempre podría recordar la primavera y sonreír.

Maktub, de Paulo Coelho

Siendo nuestra, la libertad de elección, ¿por qué diantres no ponemos siempre el foco en aquello que nos da fuerza, coraje, ánimo o risa?, ¿acaso somos masoquistas? Ciertamente no lo somos, aunque es verdad, por otra parte, que no hemos sido entrenados para elegir visionar el campo de rosas.

Los miedos son parte de nuestro sistema de defensa, nos avisa de los peligros a nuestro alrededor, sin ellos el ser humano no habría sido capaz de sobrevivir hasta hoy. Pero hoy, ya no vivimos en la selva, y necesitamos limpiar nuestros archivos.

Toma nota de dos pequeños trucos que ayudan a eliminar archivos anticuados y entrenarte para “elegir tu actitud”, para visionar el campo de rosas:

  • La mente no distingue realidad de ficción y somos el único animal en el mundo que con sólo pensar en algo lo sufre o lo disfruta igual que si le estuviera pasando de verdad. ¡Piensa en cosas agradables!
  • El 80% del éxito en la vida deriva de nuestra forma de ver la vida, de nuestras  actitudes, y tan sólo del 10% de  nuestros conocimientos. ¡Vaya, parece que merece la pena esforzarse en elegir nuestra actitud!

Tomar conciencia de como nuestro modo de pensar y actuar puede llegar a limitar nuestro crecimiento personal es el primer paso para alcanzar nuestra metas.

Gracias por tu visita!!!

PD: ¡Inspírate y Crece! 

Vistas: 105

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Las 4 entradas de blog de Angie Contreras se mostraron en una publicación
Hace 18 horas
La entrada de blog de Pamboleras se mostró en una publicación
Hace 18 horas
La entrada de blog de Margarita Nava se mostró en una publicación
Hace 18 horas
La entrada de blog de Yamil Aguilar se mostró en una publicación

Ayuda Sin Género

Septiembre 19, otra vez la tierra se encargó de decirnos que no somos nada, que la madre naturaleza…Ver más
Hace 18 horas

© 2017   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio