Únicamente esperaba esa llamada, cuesta trabajo entenderlo pero después de varios años solo esperábamos el descanso en paz. 

A mí me encontró en Guadalajara con los amigos, a ella en su casa, esa casa donde crió a sus hijos de sangre y adopción, aquella casa, la del árbol grandote, la que tiene la habitación que da a la plaza San Marcos y de niña por ahí me asomaba a ver cuando entraban los señores de trajes brillantes. 

Tal vez nunca lo supo, pero fue el pilar de una familia. Mi historia y la historia de mi familia se pueden contar por esa mujer, una que dejó su familia para venir a Aguascalientes a iniciar la suya.

Para mí, la fortaleza de las mujeres de mi familia me inspira, mi abuela acepto un rol y lo desempeño hasta el final.

Sus últimos años mi abuela estuvo en casa, rodeada de la familia, vecinos, amigos, ella la que recibía a los bebes, la que enseñaba a cobijar de taquito, la que cuidaba a los enfermos y para todos siempre tenía un plato de fideos, un taco de frijoles y un vaso de agua de sabor

Para mí era simplemente mi abuelita, la que ponía más choco milk al vaso de leche, la que me enseñó a tortear y preparar mole, la que me enseñó que en la mesa salsa de molcajete es obligatoria. 

Mi abuela nos dejó una última lección antes de irse: la familia. 

Con su partida, nos unión a toda la familia de todos los rincones para pasar el último y el primer día del año juntos. 

Esa noche no hubo copas de vino, pavo o música, la última noche del año recibimos abrazos, estuvimos juntos como la familia que siempre deberíamos de ser. 

Vistas: 18

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Angie Contreras el enero 2, 2018 a las 10:02am

Muchas gracias querida Clau por tus palabras. 

Comentario de Claudia Calvin Venero el enero 1, 2018 a las 10:40pm

Querida Angie, 

Siento mucho la muerte de tu Abuelita. Las Abuelas son parte central de nuestras vida. La mía, la materna, fue EL pilar de mi familia, y no ha pasado un sólo día desde que se fue en el 2008, en que no piense en ella o la recuerde. Siempre me pregunté cómo sería la vida sin ella, y todos estos años después sigue estando presente. Quisiera que tomara mis manos entre las suyas y me diera certeza cuando la necesito. Sólo cierro los ojos y la imagino. Mi vida sin ella no se explica. 

Te mando un abrazo gigante y otro grande para Doña Mariquita, en donde sea que esté, seguramente con Agustina, mi Abue. 

Todos mi cariño para ti y tu familia. 

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Entrada de blog de Tamara Aranda

La Luna y sus Misterios

La Luna y sus MisteriosVengo a hablarte de la Luna y de sus ciclos. Unas veces la ves, otras no,…Ver más
Hace 4 minutos
La entrada de blog de Cynthia Aguilar se mostró en una publicación
Hace 18 minutos
La entrada de blog de Angie Contreras se mostró en una publicación

Soy una mala feminista*

Estamos en un momento dónde se nos juzga por nuestro valor como mujer, nos juzgan por no ser la…Ver más
Hace 19 minutos
Icono del perfilMaría Silva Záyago y Tamara Aranda se unieron a Mujeres Construyendo
Hace 21 minutos

© 2018   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio